El nuevo estadio del Atlético, una cuestión de fe y paciencia