Dormir en un contenedor, 200 euros la noche