La realidad no es tan sexy como parece