Victoria Beckham se equivocaba, el olor a ajo no es el más desagradable de España