Prohibido esparcir nuestras cenizas en el mar o en nuestro lugar favorito