Estados Unidos se aprovechó de la mala relación entre Moratinos y Jiménez