Twitter pretende recortar 336 puestos de trabajo, un 8% de la plantilla global