Trichet y Ordóñez ven luz al final del túnel de la crisis