Tomás Gómez se da un baño de militancia, socialistas históricos y poder orgánico en su presentación