Tito Vilanova, dos años y medio de lucha