La retirada de Taylor Swift, una necesidad