El Stop con radar, la nueva gallina de los huevos de oro de la Policía francesa