Solo el presidente del Congreso tendrá un coche oficial para su uso exclusivo