El Sínodo deja a los pastores la decisión de que los divorciados vueltos a casar puedan comulgar