La falta de lluvias empieza a ser preocupante en Sierra Nevada