Seúl incrementa su presencia en la frontera mientras Pyongyang amenaza con nuevas acciones