El calor y la falta de lluvía amenazan con una sequía histórica