Dos años encerrado en una habitación y nadie lo sabía