Sarkozy y Barroso se enfrentan duramente por la expulsión de los gitanos