Samuel L. Jackson recita en directo el mítico pasaje de la Biblia de Pulp Fiction