Samsung tira la toalla y deja de fabricar su móvil estrella: el Galaxy Note 7