Salgado defiende sus previsiones, pero no descarta más medidas