Saber cuánto nos costaría quemar lo ingerido, la nueva arma contra la obesidad