Robots y buzos ya rastrean la zona donde se registró la explosión del submarino argentino San Juan