Rihanna, ¿a la caza de Cristiano Ronaldo?