La última moda de los prometidos en China, casarse colgados de un puente