La primitiva de 4,7 millones de A Coruña sigue sin dueño