Un año después del plan de choque, Barcelona sigue sufriendo los pisos turísticos