El crimen de Pioz, al descubierto