¿Perro o peluche?, el achuchable dilema que está revolucionando la Red