La policía de Pensilvania investiga quién dio chocolatinas con alfileres en su interior