Del cayuco a la universidad