El Partido Laborista es reelegido en las elecciones generales noruegas