Una parodia de las siglas LGTB, ¿la peor camiseta del mundo?