El Parlament se prepara para la aprobación exprés de las leyes de desconexión