De París, a Tel Aviv, pasando por Moscú: el mundo se solidariza con Barcelona