El Papa pide perdón por los escándalos producidos en Roma y en el Vaticano