El PIB modera su caída