Rus y Camps controlaban las mordidas del PP valenciano