Ocultaban la mercancía que robaban en un carrito de bebé