Una invitada especial en la Casa Blanca: la niña que lloró por Obama cumple su sueño