Obama culmina su visita a China: Mucho ruido y pocas nueces