Obama anuncia un nuevo plan que destinará casi 39.000 millones en infraestructuras