Los hombres cobran de media un 20% más que las mujeres