Muere el hombre más alto del mundo por una enfermedad vinculada a su rápido crecimiento