Las contradicciones que llevaron a prisión a los dos presuntos asesinos de la Guardia Urbana