Un mono causó el apagón que dejó sin luz a toda Kenia durante tres horas