Un joven engaña a los visitantes del MoMA y hace pasar sus gafas por una obra de arte