La ministra india que paga millones por hacerse estatuas de sí misma