Miembros de ETA plantearon a la dirección de la banda infiltrarse en la Policía Foral y la Ertzaintza